Viajar sola después de una ruptura amorosa: 5 porqués

Es probable que pienses que viajar sola después de una ruptura amorosa no es una opción. Son muchas las dudas que nos invaden luego de que tuvimos un amor fallido, así que lo último que pasa por tu mente es recorrer el mundo con el corazón en pedazos. ¿Te ha pasado?



viajar sola después de una ruptura amorosa

Viajar sola después de una ruptura amorosa

Si lo has vivido, me entiendes bien. Pero si no, quiero darte 5 motivos para viajar sola después de una ruptura amorosa, por imposible que te parezca.

Aunque sientas que el mundo se derrumba, hacerlo te fortalecerá de maneras que solo al experimentarlo comprenderás. Aquí te digo algunas y cómo ello me ayudó a seguir adelante.

1. Romper miedos

Aunque seas una adulta ya hecha y derecha, los miedos salen a flote al viajar sola después de una ruptura amorosa. Quizás estabas acostumbrada a ir con él a todos los destinos o simplemente extrañas su compañía. Tal vez siempre te cargaba la maleta, te cuidaba adonde quiera que fueras o te da pánico estar sola por cualquier razón.

Romper con el miedo es el reto primordial que lograrás después de esta hazaña. Te cuento que mi primera aventura después de romper con mi pareja luego de 10 años de relación, fue una semana en Cancún, ¡el paraíso! Para ello, debía tomar un avión desde Querétaro; todo iba bien, hasta que me dio un ataque de pánico.

Haciendo snorkel por primera vez

Luego de documentar mi equipaje, me sentí en crisis y lloré por más de una hora, repitiéndome una y otra vez que no podría hacer esto sin él. ¿Qué hago aquí? ¿Qué deseo lograr con esta locura? ¿Hacia dónde llegaré, si me siento pésimo por dentro?

Al final, terminé haciendo rápel, snorkel y muchas otras actividades que por alguna razón nunca había realizado y ahora puedo decir que superé esos miedos o inquietudes. Me sentí orgullosa después de lograrlo y me sentí muy bien conmigo misma.

2. Reencontrarte contigo misma

Esto te sonará a cliché, pero es una premisa cierta. Ahora tendrás que tomar tus propias decisiones, desde el momento que te levantas: qué desayunarás, a qué hora vas a bañarte, qué te pondrás para salir, cómo te irás para llegar a cierto lugar. A lo mejor estabas tan acostumbrada a otra persona, que ya ni recuerdas cómo se sentía caminar sola por la calle o pedir todo el café que te dé la gana.

Nunca había ido a la playa sola. El hecho de ir, elegir una palapa, extender la toalla y mirar alrededor por horas. Comprar un par de cervezas, escribir algo sobre la arena… llorar. Yo aproveché este tiempo a solas para desahogarme como nunca, dejé que el llanto me provocara sueño e hinchazón de ojos y luego continuar con el plan.

No te voy a mentir: en ese instante te sientes desolada, crees que nadie ni nada curará ese dolor jamás. Yo tenía apenas dos semanas de haberme separado y fue la mayor tragedia de mi vida hasta entonces. Pero por allí dicen que “el mar lo cura todo y se lleva las penas”. Otros prefieren ahogarlas en tequila, pero es decisión de cada quién!

Al final, no todo es tan malo: comenzarás a hacer contacto con tu “YO” de nuevo y a disfrutar de los pequeños instantes poco a poco. Acércate a tus sentimientos, déjalos salir y no calles esa voz interna que te dice: Ya estás aquí, ¡diviértete!

3. Rodearte de viejos y nuevos amigos

Ésta es mi parte preferida. Viajar sola después de una ruptura amorosa es la oportunidad idónea para conocer gente nueva y rodearte de tus amigos. Yo tuve la fortuna de conocer a varios de ellos, con quienes ya tenía contacto gracias a la blogósfera y por fin se consolidó esa relación en el plano físico. Estoy segura de que tú puedes hacer lo mismo.

Quiero aprovechar para agradecer a Yadd por escucharme en esos momentos tan difíciles en Cancún, así como animarme con una deliciosa cena. Y a Fernanda por su apoyo incondicional y dejarme ocupar su lugarcito por dos noches, cuando nunca nos habíamos visto en persona!

También tengo mención especial para Toño y Adriana, quienes me brindaron su hospitalidad y palabras que jamás podré olvidar, porque se quedaron en mi corazón. Además, con ellos tuve una aventura muy extrema en Jungla Maya Tulum, de Alltournative, de la cual te cuento los detalles acá.






Ni qué decir de María Fernanda y Javier, quienes me recibieron en su hogar en Cozumel y aguantaron mi llanto y momentos humor un poco grinch dada la situación, pero jamás me dejaron caer. Me siento muy afortunada de haber visto a tanta gente que me demostró su preocupación y me dieron su hombro para apoyarme.

Martha y Andrea forman parte del grupo de “viejas amistades” con las que me reencontré en Playa del Carmen. A ellas les debo una tarde llena de risas, pasta y muchas anécdotas que me hicieron olvidar por largos momentos mi tristeza. Una razón más para regresar con el mejor ánimo.

4. Mirar la vida desde otra perspectiva

Aunque parezca una tarea imposible de lograr, debes mantener tu mente bien abierta para disfrutar la vida desde una perspectiva diferente. Solo así te harás más receptora acerca de las señales y de los rincones que a lo mejor ya habías visitado antes, pero hoy se muestras distinto ante ti.

Eso me sucedió en Tulum y Chichén Itzá. Ya había estado allí, pero la experiencia fue 100% nueva. Recordaba las cosas de otro color, con otro clima, con otra compañía. Y solo esta vez pude hacer realmente “mío” cada lugar, ya que ahora estas memorias me corresponden únicamente a mí y a mi realidad actual.

Date esa oportunidad de obtener nuevas fotos, imprimir memorias alternas en tu mente y de probar otros sabores, llenarte de olores, rodearte de naturaleza y sonreír a pesar de la adversidad. Es parte de la sanación.

5. Seguir adelante pase lo que pase

Viajar sola después de una ruptura amorosa es doloroso. No te voy a mentir. En ocasiones creerás que has cometido un error tremendo y que deberías mejor quedarte en casa a llorar por los rincones, hasta que alguien vaya y te saque de la depresión. Pero si viajas, estarás dando el primer paso por ti misma, te estarás preocupando por tu bienestar.

Porque recuerda: aunque tengas amigos y familia alrededor en todo momento, la única que puede hacer algo por sí misma eres tú. Eso implica buscar ayuda profesional, salir a caminar, hacer ejercicio, cambiar tu alimentación, leer sobre temas de tu interés y también VIAJAR.

Haz de todo, intenta técnicas nuevas, ve a practicar yoga, haz cita en una sesión de Reiki, escucha música mística, llora hasta que ya no puedas más, haz lo que quieras pero que todo sea encaminado a seguir adelante, pase lo que pase y cueste lo que cueste.

Viajar es una terapia, a veces duele, a veces le sacas el mayor provecho, a veces lloras de felicidad. Pero al regreso te darás cuenta de que tu alma te agradece haber escuchado su grito de ayuda y tu cerebro por haberlo oxigenado con paisajes, personas y recuerdos nuevos. Ahora demos un paso más, que aún falta mucho camino por recorrer.





Autor entrada: Malviajada

6 thoughts on “Viajar sola después de una ruptura amorosa: 5 porqués

    Viajeros Vagabundos

    (13/11/2017 -8:14 pm)

    Primero, bienvenida de regreso a tu propio blog. Y segundo, felicidades por haber es escrito algo tan personal y que lo compartas con tua lectores. El tiempo y la vida poco a poco se encargarán de reacomodarte en el camino de la felicidad que deseas y mereces, y tal y como fue el caso de las experiencias con nuevas, y viejas amistades.

    De todo aprendemos, especialmente de lo que en el momento nos parecen tragos amargos.

    ¡Saludos, y felicidades nuevamente MV!

    🙌

      Malviajada

      (14/11/2017 -5:13 pm)

      Gracias, queridos amigos!! No me queda más que aprender de esto y ver hacia adelante, me da gusto rodearme de gente como ustedes y tenerlos cerca. Les mando un fuerte abrazo!!!

    Maria Fernanda

    (13/11/2017 -9:00 pm)

    Si soy esa Maria Fernanda a la que acompañaste en el mes y medio más intenso de su vida personal…. en el que me enfrenté a decidir ser feliz para mi, dejarme querer, cuidar…. permitirme llorar y darme cuenta el ritmo de vida que llevaba en el que la última persona importante era yo…. feliz de compartir esta aventura contigo!!

      Malviajada

      (14/11/2017 -5:11 pm)

      Gracias por ser mi amiguita, te quiero mucho!!!

    vegmor

    (15/11/2017 -3:58 pm)

    A veces la soledad te llega sin pedirla, pero también es necesaria para recuperar algo que es muy importante: ¡A TÍ!… A seguir con paso firme.

      Malviajada

      (15/11/2017 -5:29 pm)

      Es difícil comprender ese concepto, pero así es. Ahora veo todo más claro, gracias por tu apoyo amigo!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *