Una viajera a toda madre es mi madre

Nadie merece más amor, reconocimiento y letras que mi mamá, por eso quiero dedicarle el post de hoy a esta mujer extraordinaria que me dio la vida, quien además es una viajera a toda madre.



una viajera a toda madre

Una viajera a toda madre

Al pensar en la mayoría de las actividades que me apasionan, siempre me remito a mi pasado y llegué a una humilde conclusión: todo es culpa de mi madre, ella me inculcó el gusto por leer, por armar rompecabezas, por descifrar crucigramas y, por supuesto, el amor por VIAJAR.

Con ella en Acapulco
Con ella en Acapulco

O como ella le llama: ‘andar de pata de perro‘. A su lado he conocido muchas ciudades de México, hemos viajado en carro, autobús, lancha, lo que sea con tal de explorar más acerca de nuestra cultura y territorio que, dicho sea de paso, es maravilloso.

¡Ah! Por cierto, ella me ha heredado también mi obsesión por las nubes, pues descubrí unas fotos que tomó hace muuuchos años, donde las protagonistas son estas formaciones vaporosas que me encantan. Nada mal, ¿verdad?

desde-el-avion

A pesar de que ya no vivo con ella y nos vemos con menor frecuencia, nunca olvidaré esos primeros pasos que siempre di a su lado. Aun cuando nos reunimos, inventamos sitios para descubrir, aquellos lugares que nos faltan y por los que vale la pena desvelarse o caminar sin fin… sin olvidar los restaurantes, ¡por supuesto!

La primera vez que conocí Cancún ella estaba presente, claro que debía estarlo, es una viajera a toda madre. Al igual que cuando fui a las ruinas de Tulum y me quedé atónita de tanta belleza.

En nuestro road trip a Cancún
En nuestro road trip a Cancún

Michoacán, Acapulco, Mazatlán, Real del Monte, Guanajuato, la ciudad más hermosa y un sinfín de lugares que quedarán siempre plasmados en mi corazón, sobre todo porque en esos momentos ella ha estado a mi lado, como siempre a lo largo de mi vida, dándome el mejor ejemplo de amor, ternura y comprensión.

Lo más curioso es que nunca hemos estado juntas en un avión, por azares de la vida. Pero muy pronto nos embarcaremos a la aventura para aterrizar en Cuba, la tierra de la salsa y el mojito. Así que todos nuestros sueños de madre e hija se harán realidad, nada mejor que ir acompañada de una viajera a toda madre.

en-pachuca

¡Te amo, mami!



Autor entrada: Malviajada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *