5 razones para viajar sola de una vez por todas

Viajar sola es todavía un tabú en muchas partes del mundo (incluyendo México), pero también es una realidad que cada vez más mujeres se atreven a dar este paso y disfrutar su libertad, sin importar lo que piense el resto de la sociedad. ¿Eres una de ellas o quieres serlo? Entonces este artículo lo escribí para ti.



por qué viajar sola

5 razones para viajar sola

Dime la verdad: ¿Cuál es la razón porque nunca has concretado el hecho de viajar sola? Ya sea por miedo o por desidia, creo que el primer paso es tener confianza en ti misma y estar convencida de que viajar sola es o será una experiencia inolvidable.

En ocasiones, es necesario realizar un viaje así: sola, sin distracciones, sin hablar, sin que nadie elija por ti el destino o la ruta a seguir, sin compartir la cama ni el baño ni tu libro favorito. Sola.

Desde esa perspectiva, no suena tan mal, ¿verdad? Estamos acostumbradas a que nos digan que no podemos andar solitarias por la vida, que siempre necesitamos de alguien a nuestro lado que nos cuide y vea por nosotras. Pero ya entrando en edad adulta podemos valernos por nosotras mismas, ¿cierto? Pues para viajar es igual.

Así pues, mis razones para intentarlo son:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Malviajada (@malviajadamx) el

1. Aprendes a valerte por ti misma

¿Alguna vez has entrado al cine tú sola? Te apuesto que la mayoría me respondería que no. Mucha gente me ha tildado de loca por ir a ver películas sin compañía, pero nadie se pone a pensar en cuánto adoro disfrutar de un filme sin que me interrumpan. ¡Y ni qué decir de pedir palomitas de mi sabor preferido! Pues en los viajes sucede algo similar:

Viajar sola significa elegir por ti lo que más te acomoda, pero sobre todo, cuidar de ti misma y ése es un gran reto. No tienes a nadie que te cargue las maletas, ni que te recuerde que debes llegar 3 horas antes al aeropuerto; mucho menos habrá quién te cuide la maleta mientras te registras en el mostrador o mientras pides tu lunch antes de abordar el autobús.

Y aquí es donde te das cuenta de que casi todo el tiempo dependes de alguien más. Pura costumbre, diría yo. Ahora si olvidas tu horario, si pierdes el vuelo, si dejas la maleta en el baño o no encuentras el pasaporte (¡¡¡mini infarto!!!) es 100% tu responsabilidad. ¿Estás dispuesta a superarlo y demostrar que te puedes valer por ti misma?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Malviajada (@malviajadamx) el

2. Viajar sola te hará crecer y confiar en tus instintos

Muchas mujeres se han acercado a mí por medio de mi blog o redes sociales para hacerme esta cuestión: ¿cómo le haces para viajar sola? Pues bien, no ha sido sencillo; al principio también sufría de pánico escénico, pero con el tiempo aprendí que lo único que necesito es confiar en mis instintos y conocerme bien para saber cómo manejar la situación.

Lo primordial es que no te importe lo que digan los demás y siempre tener precaución. Es obvio que debes estar muy atenta de todo a tu alrededor, para evitar caer en estafas o si algo no te da “buena espina”, es mejor que te alejes. Pero por lo general, la gente tiene buenas intenciones y verás que con el tiempo irás dominando ese arte de hacerle caso a tus instintos para tomar las decisiones más acertadas.

Además, una vez que te sientas completamente cómoda de viajar contigo misma, será un signo de madurez. Si quieres leer un poco acerca de mi experiencia después de una ruptura amorosa, te invito a pasar a este post.

¿Necesitas más razones para viajar sola? ¡Sigue leyendo!

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Malviajada (@malviajadamx) el

3. Es el pretexto ideal para hacer amigos

Eres tan libre como tú lo quieras. Y también tienes derecho a ser introvertida al principio, a desconfiar un poco de la gente. Pero como ya te expliqué en el punto anterior, una vez que dominas el arte de viajar sola, lo demás se va a dar de forma natural. Y sí, conocerás personas nuevas que podrían convertirse en amigos entrañables.

¡De esto puedo dar fe yo misma! Las redes sociales me han brindado amigos que jamás pensé tener y de no ser porque compartimos las mismas pasiones e inquietudes similares, quizá jamás nos habríamos encontrado (y eso sería muy muy triste).

Mantén la mente abierta y platica con la gente cuando viajes. Te aseguro que te sorprenderá la cantidad de gente que, como tú, está ávida de platicar sus experiencias y hablar de viajes, de los sitios que han explorado o los que tienen como sueño conocer. ¡Hay tantas personas como tú allá afuera! Pero si te quedas siempre sin hablar y no te acercas a nadie, difícilmente sucederá un milagro!

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Malviajada (@malviajadamx) el

4. Nada ni nadie te puede detener

Algo que he pensado -y me ayuda a tomar decisiones en los últimos años- es: Si nadie quiere o puede unirse a mis planes, ¿por qué debo quedarme con las ganas de hacer esto o aquello? O de conocer el mundo, solo porque no voy a tener compañía. No, no no.

Ya suficiente he tenido que restringir mis impulsos ante una sociedad autoritaria, como para ahora que tengo la autonomía y solvencia suficiente para hacer lo que quiera, me detenga un miedo infundado.

Y eso aplica para los viajes, pero también para ir a un concierto, ir a tomarte una cerveza o hasta caminar sin rumbo por las puras ganas de hacerlo. Como bien dice este punto, nada ni nadie te puede detener… excepto tú misma. ¿Estás dispuesta a ser tu propia barrera, o prefieres ser tu propia impulsora? Yo opto por la segunda opción.

A menos que vivas en un país donde las propias leyes están hechas para que las mujeres dependan al cien de un hombre o un tutor, no veo la razón por la cual quieras quedarte en casa encerrada por miedo o cualquier pretexto. A menos que quieras echar raíces, pero eso ya lo hacen muy bien los árboles 😉

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Malviajada (@malviajadamx) el

5. Porque puedo y porque quiero, ¡así de sencillo!

Para realizar una acción, debe haber una obvia voluntad de la persona involucrada. Y con el simple hecho de desear algo, tienes el 50% de la tarea completada. Esta frase del encabezado puede sonar en exceso rebelde pero, ¿en realidad necesitas más razones de peso que la infinita gana de hacer algo y simplemente hacerlo?

Somos libres, pero nos da miedo la libertad. Somos poderosas, pero nos gusta pensar que somos débiles. Somos muy valientes y aventadas, pero nos encanta pensar que necesitamos cuidados de más.

Yo decido que PUEDO y que QUIERO viajar sola; que si bien nadie nació aprendiendo a moverse por el mundo, hay información suficiente para hacerlo en pleno siglo XXI y no hay pretexto que valga.

Sí, claro que existen los peligros, las personas mal intencionadas, la violencia de género y los prejuicios bien marcados de la sociedad. Pero si no damos un paso adelante, ¿qué caso tendría vivir? Si tienes miedo, ¡pues hazlo con miedo!

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Sabía que Cartagena me iba a gustar, pero esto sobrepasa cualquier pronóstico. ¡Qué ganas de quedarme aquí! 🇨🇴💙

Una publicación compartida por Malviajada (@malviajadamx) el


¿Sabes qué es lo peor que podría pasar? Que pasen los años y te quedes con las ganas, para luego arrepentirte cuando ya no puedas, por algún impedimento de cualquier índole.

Mi consejo final es: no dejes que nadie te limite, verás que una vez que hayas probado la “libertad”, no querrás soltarla por nada del mundo. Quizás en un futuro viajes con alguien más, pero haber tenido esa experiencia de viajar sola nadie pero nadie te la arrebatará.

Gracias por leerme y ¡espero tus comentarios!



Autor entrada: Malviajada

1 comentario sobre “5 razones para viajar sola de una vez por todas

    Maria OO

    (22/04/2015 -4:11 pm)

    Yo también quiero animar a los viajeros a ir a México. Pasé un año realmente inolvidable 😀

    Los problemas existen en el país pero yo no sentí peligro ni viviendo en el DF ni viajando. Probé todo tipo de transporte y alojamientos y ningún problema!

    Un saludo.
    María!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *