Una mexicana en el Metro de Los Angeles

Como buena mexicana, nada me detiene cuando se trata de conocer nuevos lugares, además de mi buena disposición para adentrarme en la cultura, lo cual significa usar el transporte público de los sitios que visito. Sin embargo, al subirme al Metro de Los Angeles, en California, descubrí que no todo es lo que parece…



metro de los angeles

Una mexicana en el Metro de Los Angeles

Y no digo que haya sido una mala experiencia, pero fue un llamado de atención al pensar que por dominar las líneas del metro en la Ciudad de México ya estaba del otro lado en cualquier parte del mundo. ¡Resultó que no!

Después de rentar un auto por tres días, llegó el momento de ir a entregarlo muy cerca del aeropuerto. ¡Bendito Google Maps que nos ayudó a llegar sin problemas!

La cuestión era que regresar al hotel ubicado en la zona de Hollywood no sería tan sencillo, debido a que debíamos trasbordar varias veces y viajar por un sinnúmero de estaciones antes de nuestro destino final: el Motel Coral Sands.

arte-en-el-metro

Viajeros confiados

Sin miedo, me fijé en el mapa del metro y ¡pum! Qué sencillo me pareció. Aunque tenía que transbordar en distintas líneas, este transporte me llevaría directo a donde nos hospedábamos Carlos y yo. ¡Sin problemas!

Eran alrededor de las 9 de la noche, por lo que ya había oscurecido, pero esa no era desventaja para nosotros. Tomamos el shuttle gratuito al aeropuerto donde estaríamos seguros.

De ahí, fuimos en autobús hasta la estación del metro Hawthorne, donde tuvimos que esperar varios minutos por el convoy. Notamos que estaba muy solitario, pero aun así no decayó el ánimo.

metro-LA

Una experiencia para aprender

Luego de cuatro paradas, bajamos para transbordar en la línea azul del Metro de Los Angeles, pero de inmediato notamos que este barrio era muy humilde y la gente alrededor estaba mirándonos demasiado. Incluso presenciamos la detención de un chico al que probablemente encontraron droga en sus bolsillos. ¡Como de película!

Tratamos de mantener la calma, ya estando arriba del metro todo iría bien. ¿Verdad? Sólo íbamos tres personas en el vagón, pero a la siguiente estación se subió un chico con audífonos y que cantaba rap. No tardó mucho cuando trató de hacernos plática pero su inglés era poco entendible.

Aun así tratamos de responder sin perder el ánimo y buen humor, pero comenzó a acercarse más a nosotros y hacernos preguntas extrañas. Supongo que notó el nerviosismo en nuestros rostros, aunque tratábamos de disimular. Se puso muy insistente y con la mirada nos escaneaba una y otra vez.

hollywood-station



Mantener la calma y pensar rápido

Como todo viajero, te pones a pensar: ¿qué hago? Quizá no tenía ninguna intención de hacernos daño, pero la realidad es que nunca lo sabremos. Sus preguntas eran cada vez más inquisitivas y comenzó a subir el tono de voz al ver que no hacíamos demasiado caso a sus palabras.

Después de un lapso de tiempo que pareció interminable – 11 estaciones más adelante- por fin llegamos a 7th St/Metro Center del Metro de Los Angeles, donde pudimos abordar la última unidad ya en la línea roja rumbo a Hollywood. Y por supuesto, llegamos sanos y salvos.

La enseñanza fue que aunque te sientas confiado por estar en un país extranjero y seguro, debes informarte bien de los sitios poco transitados o que pudieran ser peligrosos para los turistas o viajeros, sobre todo cuando andas en la calle por la noche.

security

Moraleja

No creo que este muchacho tuviera alguna mala intención hacia nosotros (de lo contrario, lo habría hecho ya que estábamos prácticamente aislados), pero tampoco fue la experiencia más agradable de la vida.

Para eso existen cientos de sitios que te dan las mejores alternativas para regresar si algo te sucede o si no sabes qué transporte tomar para llegar al otro lado de la ciudad.

Está genial convivir con la gente que a diario se transporta en el Metro de Los Angeles, conocer más sobre su estilo de vida y rodearte de la diversidad que hay en una ciudad tan enorme como esta, pero siempre con las debidas precauciones. ¡Sigamos viajando!



Autor entrada: Malviajada

1 thought on “Una mexicana en el Metro de Los Angeles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *